Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La base de la industria de la automoción se ha asentado en la presente década sobre las plataformas modulares. Este modelo de producción ha pasado a gobernar el proceso de fabricación de los coches gracias a la multitud de beneficios que aporta, permitiendo el desarrollo de una gran variedad de modelos diversos a partir de una base estándar.

Esto incide de forma directa en la inversión precisa para los avances tecnológicos. Las últimas soluciones revolucionarias en materia de diseño, seguridad o comodidad en la conducción de modelos como el Nuevo Volvo V60 serían impensables sin este recurso, todavía poco conocido fuera del sector. Su arquitectura nace de la plataforma denominada Scalable Product Architecture (SPA).

¿Qué es una plataforma modular?

La plataforma es el esqueleto sobre el que se vertebran los vehículos. La base de la carrocería. Un conjunto que incluye como mínimo tres módulos completos:

  • Un módulo delantero o frontal, con los puntos fijos para la suspensión, la caja de la dirección y los soportes y anclajes del motor.
  • Un módulo para el habitáculo.
  • Un módulo trasero que incluye el tren rodante y que también, dependiendo de la plataforma, puede añadir el tren de potencia.

Partiendo de este esquema, las plataformas modulares permiten múltiples configuraciones inspiradas en un diseño original de base. De este modo, las modificaciones se van añadiendo al “esqueleto” y terminan culminando con el diseño único, las prestaciones y la personalidad más visible de cada vehículo.

Aunque las primeras plataformas modulares datan de los años 60, no ha sido hasta la presente década cuando se han aplicado en la industria. La necesidad y el contexto económico de las compañías de automóviles son responsables de ello. Hasta no hace tanto, los fabricantes centraban sus esfuerzos modelo a modelo. Aunque existía una relación familiar entre vehículos, la inversión en el proyecto terminaba por ser una partida separada.

Los beneficios de una plataforma modular

Las plataformas modulares están extinguiendo este modus operandi, reduciendo costes y ahorrando tiempo. El objetivo y principal beneficio de las plataformas es que es posible rentabilizar al máximo todos los esfuerzos acometidos en la fabricación.

Las compañías sacan así el máximo partido de las economías de escala. Es posible trazar una hoja de ruta a largo plazo y centrada en cada mercado (europeo, americano, asiático, etc.), pensando, además, en varios segmentos.

Una misma línea de automóviles pasa a estar basada en un patrón común. Las plataformas modulares se caracterizan por dejar la libertad necesaria para modificar en cada modelo la distancia entre ejes y las anchura de las vías.

Y no solo eso, porque las arquitecturas más recientes cuentan con otra ventaja. Contribuyen a integrar sistemas electrónicos implementados. Si a esto le añadimos el factor del tiempo y de la planificación a largo plazo, permite que tecnologías en fase de desarrollo puedan encontrar su lugar en modelos que están aún por llegar. En esa línea, se integran sistemas tecnológicos premium o de lujo en modelos más económicos sin que se incremente en exceso el coste de producción.

Volvo, pionero en el uso de plataformas modulares

Volvo es uno de los fabricantes pioneros en la aplicación del modelo industrial de las plataformas escalables. La plataforma SPA o P5, en la que está basado el Nuevo Volvo V60, y más recientemente la CMA (Compact Modular Architecture) o P6, constituyen el origen de sus últimos modelos que incluyen las prestaciones más avanzadas que existen en la industria.

Antes de alcanzar este nivel Volvo ha trabajado con diferentes soluciones en el ámbito de las plataformas modulares. Por ejemplo, la primera generación del Volvo XC90 fue construida sobre la base de la plataforma P2. De ella también salieron modelos como el Volvo S80 o el Volvo S60 y fue el punto de partida del nuevo diseño escandinavo. El paso previo en el tiempo a la plataforma SPA sería la P3. Se podría pensar que la SPA o P4 es la continuación lógica de ese trabajo iniciado. Sin embargo, va más allá.

Así es la plataforma modular SPA de Volvo

La segunda generación del Volvo XC90 debutaba en 2014 y con este modelo, un nuevo modo de entender el proceso de fabricación. Era el primer modelo de la nueva plataforma SPA. No se trataba solo de una plataforma modular hermana de las anteriores.

Con esta, Volvo elevaba la apuesta con un reto de ingeniería único. La versatilidad de la nueva plataforma permitió la puesta a punto de una línea de modelos que han dado un nuevo impulso a la marca. Su creación supuso la llegada del dinamismo en la conducción, la elegancia en los detallessencillez en el diseño y la seguridad tecnológica que conocemos hoy y que hacen distinguirse en el mercado a modelos como el Nuevo Volvo V60.

El Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Volvo, Peter Mertens, lo explicaba de este modo:

Hemos creado un sistema nervioso con pleno control sobre todas las conexiones del vehículo. Es un paso único en la industria.

La plataforma escalable y modular SPA abrió la puerta al objetivo y compromiso de seguridad vial Vision 2020. Este prevé que a partir del año 2020 no se produzca ningún fallecimiento en un modelo nuevo de Volvo. Ha sido la actual plataforma la que ha permitido la introducción de todas las tecnologías necesarias para avanzar hacia esa increíble meta.

La base del Nuevo Volvo V60

Gran parte de las prestaciones del Nuevo Volvo V60 serían impensables sin esta base, comenzando por el tren de tracción T8 Twin Engine híbrido enchufable. Su integración modular trae consigo un nuevo concepto de las motorizaciones eléctricas, fundiendo eficiencia, rendimiento y dinamismo en un único sistema de propulsión.

De igual modo, ensalza la sencillez y elegancia de la evolución del diseño escandinavo en la presente década. Esta tendencia culmina en la ya mencionada integración de sus avances tecnológicos. La plataforma SPA trae consigo una revolución en el ámbito de la seguridad con sistemas como City Safety o el Pilot Assist.

Además, hacen su conducción aún más cómoda y sencilla. La introducción de la cámara de 360° y el Asistente de Aparcamiento del modelo son fruto de la sistematización que propicia la la plataforma SPA. Esto también se traduce en un interior más práctico y mucho más espacioso, tanto para la habitabilidad como para almacenamiento.

Todas estas prestaciones y funcionalidades del Nuevo Volvo V60 responden a un trabajo de ingeniería previo. Un esfuerzo a largo plazo que Volvo asumió al principio de la década. La plataforma modular SPA ha permitido la evolución de todas las virtudes de la tradición escandinava en la fabricación de automóviles hacia un nuevo paradigma del automóvil gobernado por la tecnología.