Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La historia de las relaciones entre vehículos y conductores constituye un relato asombroso y muy diferente en función de la época en la que nos encontremos. Hasta no hace demasiado cada modelo presentaba una experiencia única en su conducción, pero los avances tecnológicos han permitido enriquecer la personalidad de los vehículos a través de la forma en la que los conducimos.

Si llevamos la cuestión al ámbito de la música, una misma partitura puede ser tocada de muchas maneras, con diferentes escalas, ritmos, instrumentos… Es el caso del Nuevo Volvo V60. De un mismo modelo encontramos diferentes soluciones de conducción en función de lo que se necesite en cada momento. Una revolución que tuvo su germen en el Renacimiento, con la aparición de la concepción del cambio de marchas.

¿Inventó Leonardo da Vinci la caja de cambios?

Leonardo da Vinci dedicó sus 67 años de vida a infinitud de empresas. Y entre sus aportaciones más célebres se puede encontrar la primera caja de cambios de la historia.

El invento inédito de da Vinci resultó ser un cambio de velocidad de dos piezas, una cilíndrica y otra cónica, que gracias a una serie de engranajes lograba a través del propio mecanismo un cambio de velocidades. Aunque primitivo, este sistema precursor plasmó la concepción de las cajas de cambios que se conocen en la actualidad.

Esta terminó por materializarse en el génesis de la industria de la automoción. Uno de los considerados como padres del sector, Fred Lanchester, desarrollaba en los primeros años del siglo XX una caja de cambios basada en engranajes epicíclicos que se adelantaría a lo que estaba por llegar. Ante las ventajas evidentes de esta aportación, la industria no tardó en adoptar sistemas similares que ofrecerían resultados parecidos en el cambio de velocidades.

En tan solo dos décadas los sistemas de cambio de velocidades comenzaron a proliferar de forma meteórica. En 1928 Walter G. Wilson presentaba un mecanismo preselector fundamentado en una palanca alojada bajo el volante con la que el conductor podía dar marcha al vehículo siempre que se presionara un tercer pedal. Este sistema fue perfeccionado, combinando diferentes métodos (dispostivos hidráulicos y reactores), hasta alcanzar el cambio de marchas síncrono que se conoce en la actualidad.

Inteligencia motora

Esta suerte de psicomotricidad de la que se dotó a la automoción en sus primeras etapas ha terminado por convertirse en una de las áreas más sofisticadas de la ingeniería mecánica. El producto final de este trabajo centenario se puede comprobar en aspectos como la versatilidad en la respuesta que los modelos han ido adquiriendo.

Detrás de la sencillez de la conducción del Nuevo Volvo V60 se esconde una compleja y polifacética obra de ingeniería. Los diferentes tonos melódicos que ofrece su conducción parten de una caja de cambios automática que funciona al ritmo de la tecnología de propulsión que se elija.

En esa línea, es posible escoger entre un motor T6 (310 CV) de gasolina convencional o entre dos propulsores alimentados por diésel D3 (150 CV) D4 (190 CV).

La cúspide de esta funcionalidad motora la encontramos en la combinación híbrida enchufable de motorizaciones con el tren de tracción T8 Twin Engine (390 CV). Este último no solo ofrece un rendimiento sin precedentes, sino que se beneficia de las ventajas de la eficiencia y sostenibilidad de los motores eléctricos. Permite aumentar la potencia del Nuevo Volvo V60 rebajando a la par el gasto en combustible.

Inspired confidence

En el Nuevo Volvo V60 se funden varias experiencias al volante: elegancia, comodidad, dinamismo y sencillez en la conducción. Es lo que el fabricante ha definido como Inspired Cofidence. Todas las facilidades que ofrece Volvo en la nueva generación del modelo inspiran una conducción relajada y segura, de pura confianza entre el conductor y el vehículo.

Esto se refleja en sus tres modos de conducción que se pueden gestionar con un sencillo mando situado bajo la consola central, junto al pulsador de arranque. De este manera, es posible seleccionar entre una conducción más cómoda con el perfil Confort.

Es este modo el que más potencia la estabilidad y suavidad al volante, a través de un control pormenorizado de todos los sistemas del vehículo involucrados: motor, transmisión, cambio automático de marchas, control de estabilidad o sistemas de frenado.

Sin embargo, no es el único perfil que presenta el Nuevo Volvo V60. El modo Dynamic permite apurar al máximo toda la deportividad de su motorización sin perder en ningún momento la gran sensación de control que contagia el modelo.

Y si lo que buscamos es eficiencia, su modo Eco coordina la respuesta de los sistemas para la reducción del consumo de combustible y emisiones. Este modo desvela las virtudes de la nueva generación de motores del fabricante junto a la puesta a punto de tecnologías como la de Stop-Start.

Hacia la personalización total de la conducción

La versatilidad del familiar se agudiza en la versión híbrida del Nuevo Volvo V60. La posibilidad de gestionar entre las diferentes motorizaciones permite, por ejemplo, un modo de conducción exclusivamente eléctrico.

Esto implica sumar en comodidad a través del absoluto silencio de la conducción eléctrica que, además, proporciona una respuesta inmediata. La instantaneidad se ve aún más fomentada bajo el modo Power, en el que al motor eléctrico se le suma toda la potencia que otorga en el tren delantero su motor de gasolina sobrealimentado y turboalimentado.

El Nuevo Volvo V60 ofrece, además, la posiblidad de gestionar de forma individualizada los sistemas implicados en el control de la conducción. Es posible a través de un cuarto modo de conducción, el Individual. Este permite elegir entre un rango de parámetros para encontrar la mejor combinación que se adapte a nuestras características de conducción y el tipo de trazado que se afronte.

Chasis activo Four-C

El Nuevo Volvo V60 ofrece como opción el chasis activo Four-C. Este sistema inteligente de amortiguación se ha desarrollado para optimizar la respuesta del vehículo en función de las condiciones que presenta la carretera en cada momento. Para ello, es capaz de realizar 500 cálculos por segundo para adaptar la respuesta de la suspensión.

Además, el sistema Four-C trae consigo un perfil diferente bajo cada uno de los modos de conducción del modelo. Si el modo Confort ajusta la amortiguación para obtener la máxima suavidad, bajo el modo de conducción Dynamic potencia un mayor control y respuesta de la dirección. Y el modo Individual permite al conductor crear su propia combinación de configuraciones.

El modelo que mejor nos conoce

La tecnología del Nuevo Volvo V60 ahonda en la inteligencia de los vehículos. Bajo esta concepción de la conducción, no solo se ofrecen diferentes tipos de soluciones al conductor, sino que el modelo se adapta a nosotros. Se demuestra en detalles premium como el ajuste automático de brillo de la pantalla frontal según la exposición a la luz o la función de control de voz. Esta reconoce nuestra habla natural, sin necesidad de establecer una lista de comandos o frases modelo.

Cada uno de los sistemas del vehículo han sido diseñados para ofrecer un dinamismo superior. Tal logro se entiende mejor con las palabras de Roger Wallgren, ingeniero principal de Volvo en vehículos dinámicos:

Cuando buscamos futuros ingenieros, buscamos personas que se dedican al deporte, a la música o al baile. Personas que tengan un aprecio por el control, el equilibrio y el momento.

Y es que, estos modos de expresión musical que persiguen el dominio del ritmo a través del tiempo ilustran a la perfección el control, la comodidad y la musicalidad en la conducción del Nuevo Volvo V60. Es, en el fondo, una alquimia entre diferentes artes, tal y como en su día cultivaron y soñaron genios como Leonardo da Vinci.